La Comunidad Swinger

Compartir

Swinger o swinging (del inglés swing, «oscilar, columpiar») es una palabra inglesa que define la actividad sexual no monógama que se experimenta en pareja.

La expresión equivalente en castellano sería «pareja liberal» que refiere al comportamiento que reconoce y acepta la ampliación del horizonte sexual de la pareja.

Incluye un amplio rango de actividades eróticas y sexuales realizadas entre una pareja y una o más personas.

La palabra swinger se refiere a aquellas personas con amplio criterio, que deciden ejercer su libertad sexual en pareja, de una forma responsable y organizada.

Muchos confunden la definición de swinger con el intercambio de parejas; pero no es del todo correcto ya que realmente hay muchas formas de vivir el concepto swinger y el intercambio de parejas sólo es una opción, no una obligación en este estilo de vida.

Las actividades incluyen:

Practicar sexo con la pareja mientras un tercero o más personas observan.
Practicar sexo con la pareja en la misma habitación o lugar en el que otras parejas  swinger se encuentran realizando sexo.
Besar, acariciar o practicar sexo oral con una tercera o cuarta persona («intercambio light» o «soft swing»).
Practicar la penetración con alguna persona además de la pareja (intercambio completo o «full swap»).
Un trío es la realización de prácticas sexuales entre tres personas, en cualquiera de las posibles combinaciones de sexos.

Ésta es la bandera de la comunidad swinger, creada por Ted Williams y con diseño gráfico de Emilio Diseños Enaver.

Las argollas rojas representan la pasión y unión inquebrantable en la pareja.

El fondo amarillo representa la luz y el fuego del deseo.

Y el azul el color de la inmensidad del cielo.

Estas actividades se definen swinger cuando una pareja estable, casada o de otra forma comprometida, se involucran con otra pareja o un tercer individuo.

Estas actividades pueden ocurrir o no en un mismo cuarto.

Los novatos suelen descubrir rápidamente que no pueden controlar los celos que les inspira el ver a su pareja con otra persona.

Las parejas liberales creen que incorporar a otros en sus relaciones sexuales mejora el vínculo de la pareja en lo sexual (inexistente en lo emocional), al poder experimentar fantasías juntos, tener una variedad de parejas sexuales y eliminar el engaño por infidelidad.

Por lo tanto poseen la regla que restringe la implicación emocional con todo compañero sexual.

El swinging como forma de práctica sexual combina la sexualidad no monogámica con la monogamia emocional, situación que en los modelos occidentales de pareja se considera inaceptable, ya que se tiene la creencia de que la monogamia sexual refuerza a la emocional y viceversa.

No hay seguridad acerca de si este estilo sexual fortalece o debilita las relaciones de pareja, sin embargo sí hay datos estadísticos que indican que muchas parejas monógamas tienen relaciones extramaritales.

Lo que está claro es que la imagen de una tercera persona involucrada en la relación sexual es una de las fantasías más recurrentes.

También el fantasear con la propia pareja teniendo relaciones sexuales con a otro/a es muy frecuente.

En la comunidad swinger hay ciertas normas que hay que respetar, la principal es: «no es no».

Ésto significa que el rechazo a una proposición sexual no requiere justificación y debe ser siempre respetada.

Y por supuesto, en los clubs swingers el uso de condón es obligatorio.

Los acercamientos se realizan mediante leves caricias en zonas no erógenas; si éstas son permitidas, se entiende que hay consentimiento tácito para continuar.

En Estados Unidos se considera inadecuado tocar sin pedir autorización; mientras que en Europa, tocar, como el apartar firmemente la mano, son aceptados como adecuados, aunque no exista comunicación verbal en el contexto del juego.

Estas reglas se pueden resumir en: respeto, higiene y discreción.

Además del intercambio de parejas existen otras prácticas comunes como los tríos sexuales, las gangbangs, orgías e incluso sexo uno a uno.

¿Cómo son este tipo de locales liberales?

Es una pregunta que se hacen quienes no han visitado ninguno.

¿Habrá camas gigantes?

¿Tendrás que quitarte la ropa para entrar?

¿Ya te encontrarás con gente practicando sexo tras cruzar la puerta?

Pues no.

La primera impresión que te da es la de un pub común; entras y te encuentras una barra donde puedes beber una copa, escuchar música y gente vestida charlando o bailando.

Y ya si quieres puedes pasar a la sala contigua donde están las camas y la gente haciendo sus cosas.

Normalmente los dos ambientes están separados por lo que puedes entrar allí simplemente a beberte una copa.

También disponen, por supuesto, de ropero o taquillas donde puedes dejar tu ropa y pertenencias mientras disfrutas de las instalaciones del local.

Algunos locales poseen jacuzzi, otros piscina, otros sala de tortura¡Hay para todos los gustos!

Puedes ir con tu pareja a tomarte una copa y simplemente mirar, o puedes hacerlo con tu acompañante sin necesidad de mezclarte con otras parejas.

Ante todo es un lugar donde hay respeto.

Nadie va a intentar hacerte nada si tú no le das tu consentimiento.

Ni siquiera tienen por qué verte. Suele haber habitaciones privadas donde puedes meterte con tu pareja (o con quien quieras) y el resto no te molestará.

¿Que quieres montarte una orgía con dos o tres (o cuatro o cinco) personas más?

Pues puedes hacerlo también si quieres.

Lo importante es disfrutar de tu sexualidad sin estar obligado a hacer nada que no quieras.

Esther Dentro de Ti la tienda erótica donde encontrarás los últimos juguetes eróticos.

0
    0
    Productos añadidos
    Su carrito está vacioVolver a la tienda