¿Existe el Multiorgasmo en los Hombres?

Compartir

Contrariamente a lo que se haya podido creer, los hombres también pueden ser multiorgásmicos.

La creencia de que la relación entre eyaculación y orgasmo es insoluble, es un error. Como bien afirma Prakash Kothari, un sexólogo afincado en Bombay donde ejerce su profesión, “El orgasmo sucede entre dos orejas y la eyaculación entre las dos piernas”.

Es orgasmo tiene que ver con la satisfacción, mientras que la eyaculación es liberación de semen, algo físico. Y éstos dos fenómenos pueden ocurrir uno sin el otro.

En el libro “El hombre mutiorgásmico: secretos que todo hombre debería conocer” publicado en 1997, su autor Mantak Chia ( maestro que lidera la sexualidad taoísta en occidente) explica con sencillez técnicas de kung-fu sexual (kung-fu significa literalmente «práctica», por tanto kung-fu sexual significa «práctica sexual», sobre cómo, cualquier hombre, puede aprender a separar orgasmo de eyaculación, controlar la erección y combatir problemas como la eyaculación precoz.

El problema es pensar en los genitales como el centro del rendimiento sexual sin tener en cuenta que hay numerosos factores mentales, emocionales o ambientales que pueden afectar a la calidad del orgasmo. Su consejo para alcanzar un disfrute pleno de la experiencia es relajar la mente y también los genitales.

Lo primero que debemos tener claro es ¿qué es un orgasmo?

Un orgasmo es algo más que la eyaculación. Según de Smith‘s general urology, el orgasmo incluye «contracciones rítmicas involuntarias del esfínter anal, hiperventilación (aumento del ritmo respiratorio), taquicardia (aumento del ritmo cardíaco) y una elevación de la presión sanguínea».

Queda claro aquí que no todo se reduce al pene y al chorro de semen que expulsa aunque parece ser el fin que todos los hombres buscan cuando experimentan sexo.

El músculo pubocoxígeo tiene una gran tarea en ambos casos, sólo que no es precisamente la misma; pues mientras en la eyaculación éste tiende a relajarse para dejar expulsar el semen, en el orgasmo intervienen muchos otros músculos que, contrario a la expulsión seminal, se contraen sin otro propósito más que el de provocar placer.

Lo que se consigue con las técnicas que explicaremos es experimentar el placer que producen las contracciones pélvicas de la primera fase sin llegar a la segunda, es decir, sin eyacular.

Orgasmo en la fase contráctil

Es en esta fase en la que el hombre deberá aprender a controlar su excitación ya que a partir de aquí los caminos se bifurcan: uno lleva a la eyaculación, el otro al multiorgasmo.

En lugar de continuar hasta el punto de No Retorno, después del cual la eyaculación es inevitable, el hombre deberá detenerse o disminuir la estimulación lo suficiente como para recuperar el control de la excitación y poder experimentar los orgasmos de la fase contráctil que son contracciones en la próstata muy placenteras que duran entre tres y cinco segundos. Los primeros son muy suaves, menos intensos que los orgasmos eyaculatorios, pero los siguientes irán aumentando su intensidad.

Multiorgasmo con todo el cuerpo

Se trata de aprender a canalizar ese placer genital para acabar experimentándolo con todo el cuerpo. Es decir, en vez de dejar que ese placer, esa energía, se quede en la pelvis, aprender a elevarla por la columna hasta el cerebro y extenderla por todo el cuerpo.

No es fácil describir un multiorgasmo, cada persona lo experimenta y siente de una manera aunque hay una serie de características comunes.

Quienes lo han disfrutado coinciden en que es una experiencia muy intensa que se vive con todo el cuerpo, no sólo con los genitales, sino que asciende en oleadas eléctricas hasta el cerebro y la mente se expande sintiendo sólo placer.

Y tú, has tenido la suerte de experimentarlo?

Esther Dentro de Ti la tienda erótica donde encontrarás los últimos juguetes eróticos.

Elige tu moneda
EUR Euro
0
    0
    Productos añadidos
    Su carrito está vacioVolver a la tienda