siempre-sus-esther-dentro-de-ti

Cómo sé si soy sumisa

Compartir

¿Y si lo que me pasa es que soy sumisa?

Es posible que en algún momento esta pregunta te pase por la cabeza.

Al principio todos tenemos dudas. No siempre tenemos claro nuestro rol, y más aún, es posible que no sepamos ni siquiera si lo tenemos o sólo es una curiosidad.

Yo siempre digo que la sumisión no es ningún juego. Soy de la opinión de que la sumisión es un sentimiento que se lleva dentro. La llamada «esencia sumisa».

Se nace con él, se es o no se es sumisa. Es un sentir que no se aprende.

Puede que lo seas pero que nunca tengas consciencia de que llevas ese sentimiento dentro de ti. No a todo el mundo le fluye con facilidad.

Quizá necesites que algo o alguien lo haga aflorar. Puede que sea una película, un libro o una conversación, lo que te deje pensando en esa posibilidad.

A veces ese sentimiento está dormido y cuando se despierta puede que hasta nosotros mismos reneguemos de él.

No entendemos nuestra forma de actuar, nos sorprende.

Hay que reconocer que es complicado admitir ciertos comportamientos, ciertos gustos.

Por eso suele producirse un choque de emociones, cuesta admitirlo, puedes creer incluso que tienes algún problema psicológico.

Nada más lejos de la realidad. Cuando ese sentimiento es verdadero y lo llevas ahí dentro, aflora con fuerza, se afianza en ti, y ya nunca serás igual.

Nada te hace más feliz que servir a tu Amo.

a-sus-pis-esther-dentro-de-ti

Saber que eres suya, que le perteneces, te hace sentir plena, dichosa, feliz.

Cuando el placer por complacer es tan intenso, tan satisfactorio y tan gratificante, te das cuenta de que nada hay mas hermoso.

Pero eso no se consigue de la noche a la mañana.

Para ello necesitas encontrar a la persona adecuada.

Un buen dominante que sepa sacar de tu interior ese sentimiento, que sepa penetrar en tu mente.

Que sea capaz de manejarla, de amoldarla a sus deseos, de pulir ese diamante en bruto que llevas dentro.

Debe conseguir que sientas la necesidad de servirle, de complacerle, de hacerle feliz, para que a su vez, tú misma, disfrutes al servirle, al complacerle y al hacerle feliz.

Eso se convertirá en tu mayor prioridad, tu máxima satisfacción.

Sentir auténtica veneración por tu Amo.

En BDSM, más que en ningún otro sitio, la reciprocidad es fundamental.

Con tu Amo debes sentirte cuidada, protegida, anhelada, deseada, en definitiva: amada.

Saber que eres su tesoro mas preciado te hará sentir mas libre que nunca.

Por eso la sumisa no se entrega a cualquiera, no da a cualquiera ese privilegio.

El dominante ha de ser hábil y sabérsela ganar.

Sólo así existirá esa magia, esa complicidad, compenetración, conexión y esa confianza ciega, indispensable en una relación D/s.

Sólo así puede lograrse.

Si quieres profundizar sobre los modelos de sumisas pincha aquí.

También puedes visitar este enlace para ver todos los productos BDSM que puedes encontrar en nuestra web.

Esther Dentro de Ti la tienda erótica donde encontrarás los últimos juguetes eróticos.

0
    0
    Productos añadidos
    Su carrito está vacioVolver a la tienda